Nunca es fácil decir adiós: ¡hasta siempre, Player 8!