Big data, Twitter y la intervención extranjera